lunes, 30 de noviembre de 2009

Definición de "Mentira"

¿Sería posible la vida sin la mentira?


Nos referimos a ese fino brocado de microembustes, miniengaños y mentirijillas múltiples en el que entretejemos la vida cotidiana y sin el cual ésta sería, cuanto menos, insólitamente cruda y sincera.



http://3.bp.blogspot.com/_JmvrpBNOn8o/SpSLNrTKWZI/AAAAAAAAA3I/twbOHxdKo4c/s400/Mentira.png

Ignoremos para este fin a esa otra saga de mentiras, las grandes mentiras, podríamos llamarla, que son aquellas que lleval al desprecio, a la desesperación, a los celos, a la culpa, a la muerte; aquellas por las que el señor promete para pacificar a sus siervos un trato más digno para acto seguido degollarlos a todos, mentiras atroces que ganaron y perdieron a pueblos enteros, torpes invenciones e infundios que sin embargo sembraron la desconfianza y la inquina entre los hermanos, imposturas, patrañas embustes y demás falsedades que, no trayendo el bien consigo, no pudieron otra cosa sino traer el peor de los males.


Ignoremos, pues, a éstas, pues ya bastante eco tienen a diario en los medios de propaganda y control, en la confección de la Historia y en los libros de leyes.

Volvamos a las mentirijillas, harto más sanas, pues si bien las anteriores pertenecen a la ominosa estripe de las mentiras evitables, al gobierno del capricho, la codicia y la cobardía, los microembustes forman, por el contrario, una familia de no-verdades absolutamente imprescindiles para la convivencia saludable entre personas.


Caso práctico: Usted ha sido invitado por personas que aprecia a una velada en su casa. Acaban de cenar y sus anfitriones le interrogan con cortesía, afectuosamente.

"¿Qué le ha parecido la trucha a la frambuesa?"


Usted tal vez querría decir, sujeto estrictamente al mandato de la verdad, algo así como:


"Sin duda el pescado era fresco, Jorge, y la salsa era dulce y cremosa, Rita, pero en qué momento fueron a parar estos dos elementos a un mismo planto, en el que un sabor arremete y anula al otro sin paladearse siquiera sincronía culinaria alguna, eso, amigos es lo que no acabo de entender.
Es más, una ocurrencia de tan insípido, y por qué no decirlo, deplorable resultado tan sólo podría haberse tomado de la sección de cocina pija e irreal del frívolo semanario del diario nacional de mayor tirada, lo cual sólo denota un incipiente embobamiento por parte de quien, no contento con adquirir dicha revista cada semana, pone alevósamente en práctica sus temerarias recetas de gourmet estético-tontaina."


Pero, como es natural, usted dirá más bien:

"Mmmmm…estaba todo buenísimo… y la trucha, ¡qué sabor tan curioso!”


¿Y quién no haría lo mismo? De eso se trata: de engañillos imponderables.

De igual modo que animamos a nuestro hijo de seis años Está muy bien, ¡precioso! cuando nítidamente podemos constatar que del bodegón que le han mandado copiar en el colegio no se reconoce ni una pera, asimismo discurrimos a través de una finísima trama de no-verdades sobre la que se despliega diariamente la vida cotidiana de cualquiera, desde los "Buenos dias" que a menudo tienen poco de buenos al Muy bien, estupendamente mascullado entre dientes una y otra vez a lo largo de un día infernal.

Hagan si no la prueba, y traten de que cada palabra que aflore de su boca sea 100% sincera.

A ver hasta dónde llegan.


Vía:
Bienvenido al mundo: Enciclopedia Universal Clismón - Miguel Brieva

2 comentarios:

Noveldaytantos dijo...

Bueno, Mc Donalds lleva toda la vida intentando hacernos creer que su basura se llama en realidad comida. Y algunos se lo creen. Ya ves.

Franky Molotov dijo...

Si pues que tire la primera piedra el que esté libre...etc ^^'

Cada vez que entras en mi blog, una niña recibe un balonazo...

niña ostion Que penica madre!!