lunes, 26 de enero de 2009





En plenos exámenes decidimos dejarlo todo. Nos fugamos.

Éramos jóvenes y estábamos locos. No necesitábamos más.

Conducía mientras ella dormía con el asiento reclinado hacia atrás y el coche pasaba por pueblos de ciudades impronunciables.

Abrió los ojos y me miró. Se le escapó una sonrisa.

Que guapa era.


- On t'a déjà dit que tu as un jolie sourire?.- Le dije.

- ...Merci.- Dijo con su vocecilla tímida mirando rápidamente a otra parte.



Puse la radio. Mark Lanegan tocaba One Way Street. Podía sentir su voz atravesar mis huesos, mi alma.

Sin duda uno de los pocos músicos que podría eschuchar eternamente.



Era medio día cuando llegamos a una carretera inmensa. La vista se perdía a lo lejos fundiéndose con el horizonte.

Aún así al fondo podía distinguirse claramente un cartel que supuse de proporciones descomunales...

Pasaron días, semanas y meses. No mirábamos atrás. Y aquél cartel seguía con el mismo tamaño. El mismo mensaje.

"Futuro"


¿Inalcanzable? Tal vez...

No nos importaba a donde nos llevase. Sólo queríamos estar juntos.



P.D:

Elle fait partie de moi... Merci d'avoir enchanté ma vie.




1 comentario:

Itxi dijo...

Bueno, a veces las decisiones que uno toma en la vida, marca un destino y un desenlace no previsto.

Me ha gustado mucho. Además que hacía tiempo no colgabas nada "bueno" aunque yo me parto igualmente. Lo que no entiendo es esa manía tuya de no ponerle nombre a los personajes... Espero que vuelvas a inspirarte y la próxima vez que pueda volver a entrar me lleve otra sorpresilla ^^

Y no. No pienso unirme al facebook ni tuenti ni nada :P Llama tu vago!! solo un sms!!

NOTA: prometo que mi próxima opinión será mucho más corta

Un beSo! :)

Cada vez que entras en mi blog, una niña recibe un balonazo...

niña ostion Que penica madre!!