domingo, 7 de diciembre de 2008

Servilleta



Cuántas veces no habremos garabateado una endeble servilleta de papel en un bar.

Cuántas veces no habremos escrito un Te Quiero, por ejemplo, o cuántas no, un apunte de urgencia de una idea que queremos evitar perder.


Yo me encontraba un poco ploff.

Una mala racha la tiene cualquiera y siempre nos parece que el tiempo pase más lento cuando uno esta jodido.


Por razones que no recuerdo, mientras ella estaba en el aseo saqué un boli y me puse a escribir.



Poeta de los días que pasan,

y de las horas.

Poeta de Sodoma y de Gomorra.

Lágrima en el suelo. Última estación.

Soldado de guerra en tu corazón.




Y una anotación que estaba entre rallajos y he podido descifrar:


"Me encanta, quiero una como ella. Pero que tenga por corazón, menos piedra"


Me recordó que en esa época tuve uno de mis primeros desengaños amorosos.

Me sirvió para plantearme la vida de otra manera de la que ahora no imagino como pude ser tan calzons.


¿En que estaría pensando?


Como dice Isma "La noche debilita los corazones".



1 comentario:

Sara dijo...

Me has recordado a mi Bea, que es la que me escribe Te quieros en servilletas :__)

Y a los momentos de papiroflexia o intentos de hacer pajaritas y cosas...

Cada vez que entras en mi blog, una niña recibe un balonazo...

niña ostion Que penica madre!!